skip to Main Content
La Gente Juzga Tu Inteligencia Basada En El Tono De Tu Voz Y Lo Rápido Que Hablas

La gente juzga tu inteligencia basada en el tono de tu voz y lo rápido que hablas

¿Quieres que la gente piense que eres inteligente?

¿Alguna vez alguien te dijo “Eres mucho más inteligente de lo que crees“?

Sin duda hay actitudes que te pueden hacer ser percibido como menos inteligente, ¡sobre todo cuando nunca tuviste la oportunidad de mostrar tu intelecto en primer lugar!

Si al entrar a una entrevista de trabajo y la primera impresión que el entrevistador tiene de ti es “no se oye muy inteligente“, cuáles son las posibilidades de que consigas ese trabajo?

No muy buenas.

Lo cierto es que…

Es tu voz la que más importa.

Pero, ¿qué determina si alguien te percibe como inteligente a primera vista? Si le preguntas a cualquier persona, probablemente destacará las miradas y habilidades de conversación como los factores principales.

Pero la ciencia demuestra lo contrario.

En un estudio publicado en el Journal of Psychological Science, los estudiantes de MBA de la Universidad de Chicago fueron grabados en video dándoles pistas sobre por qué deberían ser contratados.

A los posibles empleadores y reclutadores profesionales se les dio tres opciones: ver el video, escuchar el audio, o leer una transcripción.

Esto es lo que concluyó el estudio:

“Estos evaluadores calificaron a un candidato como más competente, pensativo e inteligente cuando oyeron un tono en lugar de leerlo y, como resultado, tuvieron una impresión más favorable del candidato y estaban más interesados en contratar al candidato.

La adición de la voz a los textos escritos, haciendo que los actores entrenados o los adultos inexpertos los leyeran, produjeron los mismos resultados.

La adición de señales visuales a los sonidos no alteró las evaluaciones de los candidatos.”

Así que para transmitir tu intelecto, es importante que tu voz, literalmente, sea escuchada.

En resumen, cuando se trata de las primeras impresiones sobre la inteligencia, las miradas no importan.

Tu voz sí.

La razón detrás de este hallazgo se atribuye a la evolución humana. Nuestras voces son herramientas que han sido cuidadosamente afinadas para la comunicación. En el texto, las señales paralinguísticas que proporcionan información crítica sobre la inteligencia y la reflexión de un hablante se pierden.

3 claves para hacer una buena primera impresión.

Ahora que sabes lo importante que es tu voz al hacer una buena primera impresión, echemos un vistazo a las claves para hacer una buena primera impresión.

Utiliza una inflexión vocal y de tono más bajos.

Las personas asocian un tono agudo con nerviosismo o infantilidad, y tu quieres hacer lo contrario. Baja deliberadamente tu tono vocal. Esto proyecta confianza y madurez.

Tambien querrás evitar inflexiones vocales crecientes o decrecientes al final de tus oraciones. Esto, combinado con un tono agudo sólo amplificará la percepción en la gente de que eres nervioso o infantil.

Además, quienes hacen estas inflexiones son percibidas como menos conocedoras, independientemente del contenido real.

 

Evitar palabras de relleno (muletillas).

Las palabras de relleno, a veces llamadas muletas vocales o muletillas, son palabras como “ah”, “um”, “como”, “así”, “tú sabes” y otras frases similares. Y mientras que todo el mundo utiliza palabras de relleno, el uso excesivo de ellos te hace parecer como con falta de confianza y competencia.

Para evitar el uso de palabras de relleno, primero debes ser consciente de su uso. La experta en comunicaciones Lisa B. Marshall sugiere que para eliminar tus muletillas, te grabes hablando durante 5 minutos y que escuches tus grabaciones durante 2 semanas, a fin de hacerte consciente de que tienes muletillas y que puedas erradicarlas

Es mejor utilizar el silencio en lugar de las muletillas. Las pausas verbales, incluso cuando se utilizan en exceso, sólo sirven para aumentar la credibilidad de un orador.

 

Habla más rápido.

No demasiado rápido, por supuesto, o no van a entender una palabra de lo que estás diciendo. Sin embargo, los oradores que hablan rápido son percibidos como más seguros, según un estudio realizado en la Universidad Brigham Young.

Lisa también señala que la tasa de habla ideal es de aproximadamente 150 palabras por minuto, que es también la velocidad recomendada para libros de audio.

Cuando combinas entonaciones e inflexiones adecuadas, junto con una voz que suene menos aguda y ligeramente más grave así como una velocidad de habla de aproximadamente 150 palabras por minuto, serás percibido(a) como una persona más inteligente al momento de expresar tus ideas.

Back To Top

¡Suscríbete!

Recibe información sobre nuestras actividades:
  • Cursos presenciales y virtuales.
  • Conferencias presenciales y virtuales.
  • Información, artículos, podcasts y promociones.

Puedes des-suscribirte cuando lo desees y No compartimos tu información

x
X